Noticias

Se publica el primer Newsletter de CAS en español

Con la meta de difundir información relevante para el panorama científico hispanoamericano, CAS elabora un Newsletter que será enviado quincenalmente a los investigadores de las ramas afines a nuestras plataformas de información. Con esta iniciativa, esperamos crear una comunidad de químicos que se expanda a través de todo el continente.

Suscríbete



La teobromina y los efectos benéficos del cacao para la salud humana

cacao

Los granos de cacao están compuestos por más de un centenar de químicos diferentes. Entre ellos, la cafeína y la teobromina son los principales psicofármacos responsables de que el chocolate nos provoque una sensación de bienestar cuando lo consumimos. 
La teobromina (CAS Registry Number 83-67-0), tiene propiedades muy interesantes porque sus efectos secundarios son menos dañinos que los causados por la cafeína, lo que la convierte en una de las moléculas más atractivas del cacao. Por aquella razón, han aparecido varios estudios sobre esta sustancia en los últimos años. Por ejemplo, en SciFinder existen 310 referencias de estudios sobre los efectos benéficos del chocolate.

> Aprenda más


CAS Hispanoamérica participa en el Sexto Seminario de Entre Pares

Entrepares 2017

CAS Hispanoamérica tiene el honor de asistir al evento de Entre Pares que este año se celebrará entre el 03 y 05 de septiembre en Cd. Juárez, Chihuahua. Organizado anualmente por el Consorcio Nacional de Recursos de Información Científica y Tecnológica mexicano (CONRICYT), este foro reunirá a más de 2,500 investigadores, profesores y estudiantes de posgrado interesados en la información científica y tecnológica.

El objetivo del evento es, por un lado, generar una cultura de comunicación científica promoviendo la producción de artículos de investigación entre la comunidad académica y de posgrado a nivel nacional. Por otro, busca conocer los avances en el área de producción de la ciencia y difundir los recursos de información que ofrece el CONRICYT, creando un espacio de encuentro con las principales editoriales internacionales.

A lo largo de los tres días de actividades, están contempladas excursiones y visitas culturales para descubrir el legado cultural de Cd. Juárez, además de diferentes talleres para autores-investigadores, encuentros con editores de revistas científicas y con bibliotecarios, así como conferencias de renombrados científicos provenientes de 7 países.

Si piensas participar en dicho evento, recuerda pasar a saludarnos: nos dará mucho gusto conocerte. Nuestros representantes para México e Hispanoamérica te esperan en el Stand 13.


Descifrando la misteriosa estructura química del milenario Azul Maya

azul_maya.jpg 

El Azul Maya (CAS RN 119332-14-8) es un pigmento que se puede encontrar en restos materiales de diversos lugares de Mesoamérica que datan del primer milenio después de Cristo. Fue descrito por primera vez en las pinturas encontradas en Chichén Itza y R.J. Gettens lo bautizó como Azul Maya a mediados del siglo XX. Sin embargo, hasta la fecha su producción sigue guardando secretos, y durante mucho tiempo se trató de un misterio prácticamente hermético para arqueólogos y químicos. En SciFinder de CAS existen 92 referencias de diversas publicaciones sobre el proceso de fabricación del pigmento, la mayoría de ellos enfocados en entender cómo se realizaba la mezcla entre sus dos elementos principales y qué hacía que fuera posible su alta resistencia.  -> Aprenda más


CAS reúne algunos de los investigadores más jóvenes y prometedores del mundo en su evento SciFinder® Future Leaders Program 2017

futureleaders_banner-sp.png

El SciFinder Future Leaders Program 2017 se celebrará entre Columbus, Ohio y Washington, DC, entre el 14 y el 24 de agosto. Esta reunión anual invita a algunos de los científicos jóvenes más prometedores del mundo a participar en varios eventos organizados en conjunto por CAS, la ACS y C&EN. Todo el programa de actividades está desarrollado para apoyar a las carreras científicas de estos investigadores y compartir con ellos herramientas y conocimiento para que se sigan impulsando los descubrimientos químicos, en pro de un mejor future. -> Aprenda más


Clorpirifos en el cultivo de bananos en Costa Rica: es momento de buscar alternativas

clorpirifos.jpg

Tanto por su contribución al PIB, como por el trabajo que genera para sus habitantes, la industria del banano en Costa Rica es una de las más importantes del país. No obstante, implica una serie de desafíos que aún están por resolverse. Uno de ellos es la utilización de agroquímicos que tienen efectos devastadores sobre los trabajadores, sus familias y el medioambiente. En SciFinder se pueden encontrar numerosos estudios que analizan el impacto de los químicos y buscan soluciones alternativas y biológicas para esta producción. -> Aprenda más 


 

 

La agavina, el secreto mejor guardado de los agaves

agavina.jpg 

El agave es una planta endémica de América y se puede encontrar desde el Sur de los Estados Unidos hasta Colombia y Venezuela (incluyendo algunas islas del Caribe). El corazón de este hábitat es México, dado que posee 150 especies de agave, el 75% de todas las que conforman el género.

En el país, los agaves han jugado un papel importante en la economía y cultura de sus pueblos ancestrales que lo han utilizado en numerosos ámbitos clave de sus sociedades como en las bebidas y alimentación, la medicina y la construcción. También se ha encontrado evidencia material de que la planta fuera aprovechada para crear herramientas, o para ser usada como abono o combustible, y sus fibras sirvieron para crear cordeles, sandalias y diferentes prendas de vestimenta.

Actualmente, el agave está viviendo un auge gracias a las bebidas etílicas que se producen en base a él, entre las cuales destacan varias denominaciones de origen como el tequila, el mezcal, el bacanora y el sotol. Por lo general, estos productos utilizan solo unas pocas especies de agave (el agave azul, el espadín, el tobalá, el cuixe…).

Sin embargo, y paralelamente a esa industria floreciente, también existe un gran interés nacional por el aprovechamiento integral de las especies de agave que crecen en el territorio, y por la explotación de sus diferentes beneficios, en específico, los que resulten ser aportaciones saludables para el consumo humano.

Por ejemplo, investigadores de diferentes partes de la República están reuniendo información sobre los beneficios de la agavina (CAS Registry Number 1220633-46-4), el fructano del agave, una sustancia que guarda numerosos secretos que la experimentación en laboratorios está comenzando a desvelar.

Hasta la fecha, SciFinder de CAS reúne 69 trabajos sobre el tema, entre los cuales 64 fueron realizados por investigadores mexicanos. Destacan en cantidad los estudios realizados en el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco y en la Universidad Autónoma de México.

Algunos de estos experimentos están intentando aprovechar el jarabe de fructosa de esas plantas como alternativa a otros tipos de azúcares, dado que resulta menos dañino para la salud. Esta línea de investigación podría jugar un gran papel en la lucha contra la diabetes. También se ha estudiado la posibilidad de crear quesos más bajos en grasa utilizando a la agavina (Platanik et al.), lo que abre nuevas posibilidades para la industria láctea.

Por otro lado, los fructanos de agave tienen altos niveles de prebióticos, los cuales producen un efecto benéfico en el que lo ingiere al estimular el crecimiento selectivo y/o actividad metabólica de un número limitado de bacterias en el colon. Muhlbach Cáceres y Reyes Cervantes publicaron a inicios de 2017 una patente sobre un método y proceso de enriquecimiento de bebidas con fructanos de agave. En su estudio, los autores afirman que los fructanos “son capaces de estimular selectivamente el crecimiento de Bifidobacteria o Lactobacilli a expensas de bacterias putrefactivas; además, la fermentación de esos fructanos origina la producción de acetato, propionato y butirato, denominados ácidos grasos de cadena corta (por sus siglas en inglés, SCFA) y ácido láctico, contribuyendo éstos a la función normal del intestino grueso.”

En dicho experimento, el fructano único es proteqido ante el cambio en qrado de polimerización utilizando el proceso de enriquecimiento desarrollado, logrando así preservar sus características prebióticas innatas. Las pruebas demostraron que la fibra de la bebida produce saciedad, lo cual puede usarse para fines dietéticos, además de que reduce el contenido de triglicéridos y colesterol en la sangre.

Es altamente probable que esta patente, que se puede encontrar en PatentPak de CAS, sea bastante significativa para abrir caminos nuevos en la lucha contra las enfermedades gastrointestinales, uno de los principales problemas de salud pública en México.

Por otro lado, es importante mencionar que todos estos estudios no solo abren puertas para el tratamiento de problemas de salud basados en ingredientes naturales, sino que, además, potencian regiones rurales del país al dirigir la mirada e inversión hacia los agricultores del agave, lo que a la larga contribuirá en fortalecer las condiciones tecnológicas y económicas de sus producciones.

Con información de:

  • SciFinder® , PatentPak®
  • Revista Ciencias de la UNAM (Los agaves de México, Abisaí García)
  • Método y proceso de enriquecimiento de un fructano de agave en una bebida prebiótica”, Paulina Muhlbach Cáceres, Vicente Reyes Cervantes, fecha de publicación internaciona:l 16 de febrero de 2017

 


​ 

Los biopolímeros, claves para el futuro de la industria automotriz mexicana

biopolimeros_acsi_latam.png

México es actualmente el séptimo productor de automóviles en el mundo, y se espera que siga afianzando su papel preponderante en la industria ya que las estimaciones para 2020 lo sitúan en el quinto lugar a nivel internacional. El sector automotriz juega un gran peso en el crecimiento económico del país: según cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), la manufactura de vehículos genera divisas por más de 52,000 millones de USD al año, lo que significa más del 3% del PIB nacional. Esta industria ha redibujado tres amplias zonas del país: el centro, donde llegó en la primera mitad del siglo XX; el norte, que se desarrolló a raíz de los decretos automotrices de los años 70 y 80; y la región del Bajío, a partir del año 2008.

Fábricas, instituciones y diversos negocios florecen al poco tiempo de que se instalen nuevas ensambladoras en estos clústers automovilísticos, y en su conjunto, todo este ecosistema provee aproximadamente 900,000 empleos directos en todo el país. Además, se están tomando diversas medidas para que siga creciendo y le ha sido destinada la mayor parte de la inversión extranjera directa realizada en México en los últimos años.

Según la Secretaría de Economía, el país está preparado para enfrentar los retos que supone el crecimiento de la industria. Hace 30 años, en México solamente había ensambladores de automotores, ahora, al menos el 60% de los insumos incorporados en los automóviles producidos en el país son de producción nacional. Según los expertos, existe la posibilidad de que las empresas mexicanas empiecen a producir la mayoría de los insumos que requieren las ensambladoras, lo que supone una gran oportunidad para la economía nacional.

La cadena de suministros para las fábricas de coches es sumamente compleja y controlada: el ciclo de producción es extremadamente largo e implica la participación de diferentes países. La manufactura de autopartes se realiza en diferentes niveles de la cadena por las empresas de nivel Tiers 1, 2 y 3, y en esa especialización de la producción juegan un papel fundamental los componentes químicos.

Para encontrar su lugar en esta cadena de producción, los laboratorios mexicanos tendrán que seguir investigando para encontrar plásticos creados en base a plantas que puedan satisfacer tanto la estética requerida para la fabricación de los interiores de los coches, como la preocupación de los constructores de automóviles y de los clientes finales por utilizar materiales que no estén basados en petróleo.

Una línea de investigación prometedora es la del ácido poliláctico (CAS Registry Number 26100-51-6), un biopolímero que mediante una tecnología de aleación puede ser dispersado en polipropileno, desarrollando un material inyectable muy resistente y atractivo para los interiores de los coches y que puede ser utilizado en diferentes elementos del habitáculo de un auto.

Será interesante ver qué resultados se obtendrán de las diferentes mezclas de estos biopolímeros, y qué nuevas posibilidades abren estas investigaciones para la industria. De eso dependerán las terminaciones que puedan ofrecer los empresarios mexicanos a las plantas ensambladoras de automóviles y, por ende,  las ganancias que la industria nacional llegue a obtener de este gigantesco y prometedor negocio.

Con información de: SciFinder® , Secretaría de Economía de México, Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Milenio Diario, Modern Machine Shop Magazine


 

 

Comunicado de Prensa - May 22, 2017

Wiley y CAS anuncian colaboración para entregar a los investigadores de todo el mundo la más avanzada tecnología de información aplicada a la química. Aprenda más (PDF)

 



 

 

La capsaicina, un componente químico muy mexicano

capsaicina.png

México es el país del mundo que presenta la mayor diversidad de pimientos picantes, y aquellos constituyen uno de los grandes orgullos de la nación. La lista de los diferentes tipos chiles es larga: el poblano, al ancho, el jalapeño, el chipotle, el serrano, el de árbol, el piquín, el habanero… son más de 64 las variaciones genéticas que presenta esta especie en los diferentes estados de la República y constituyen una colección de formas, colores, tamaños y texturas muy variada.

No obstante, por encima de todas esas características, la más importante para la clasificación de los chiles es, obviamente, su grado de picor. Mientras más picoso, más respetado es el pimiento, y más valiente aquel que lo ingiere. Lo que pocos saben es que el componente activo al que un chile le debe su venerado efecto picante se denomina capsaicina.

La capsaicina es una minúscula molécula que estimula nuestros receptores de dolor y de ardor, por lo que, mientras más capsaicina contenga un alimento, más irritante le va a parecer a la persona que se lo coma. Curiosamente, este efecto de ardor que se produce en la boca, y que se denomina pungencia, solo se efectúa en los mamíferos; los demás animales no sienten ese efecto de irritación.

Existe una escala que mide el nivel de picor que es captado por la epidermis al entrar en contacto con las sustancias propias de los chiles: la Escala Scoville. El número de unidades Scoville (SHU, del inglés Scoville Heat Units) indica la cantidad presente de capsaicina. En sus inicios, en la segunda década del siglo XX, esta escala se calculaba diluyendo una muestra del jugo del alimento en agua, y la proporción requerida de la misma hasta extinguir por completo la sensación de picor indicaba el grado del mismo en esa escala. Por ejemplo, si un chile habanero presenta 300,000 puntos en la Escala de Scoville, significa que son necesarias 300,000 porciones de agua por una de su esencia para quitar su sabor picante.

El pimiento más picoso que se ha medido hasta la fecha proviene de la zona de Indonesia; es el Naga Jolokia y marca más de 1 millón en la Escala Scoville. Los esprays de autodefensa que usan pimientos alcanzan los 2 millones de puntos.

Los organismos humanos no logran absorber de forma eficiente la capsaicina, por lo que la molécula es expulsada de nuestro metabolismo en su casi totalidad. Sus efectos solo se sienten sobre nuestra epidermis y duran máximo de 6 a 8 horas. Ahora bien, como se trata de una molécula hidrofóbica, no puede ser disuelta en agua, sino que solo en grasa. Así que si llegara a irritarnos demasiado, se recomienda beber leche entera fría... el agua no le hace ningún efecto.

Para intentar mitigar esa sensación de picor, nuestro cuerpo genera una liberación natural de endorfinas que podría ser la razón por la cual las personas disfrutan consumiendo alimentos con un alto contenido en capsaicina. También puede volver nuestra piel prácticamente insensible al dolor si es aplicada directamente sobre ella, por lo que es utilizada por algunos como analgésico.

Una búsqueda con SciFinder, la plataforma de exploración de la base de datos químicos más grande del mundo, registra 570 referencias realizadas en los últimos 16 años sobre el uso terapéutico de los capsaicinoides (la familia que agrupa la
capsaicina, dihidrocapsaicina, nordihidrocapsaicina y  homodihidrocapsaicina). De estas, más del 10% son patentes sobre la síntesis y el uso de la capsaicina a nivel clínico. En efecto, diversas investigaciones han demostrado que estas sustancias presentan efectos analgésicos, anticancerígenos, antiinflamatorios, antioxidantes y de antiobesidad. Por si fuera poco, presentan beneficios para nuestro sistema cardiovascular y gastrointestinal.

Así que tengan estos datos en mente la próxima vez que coman una deliciosa salsa picante, y siéntanse orgulloso de todos los beneficios que les trae ese platillo que están degustando ¡que además de ser exquisito para el paladar, es provechoso
para toda su salud!


 

CAS promueve MethosNow en las principales instituciones de investigación de Hispoanoamérica

MethodsNow es el buscador más avanzado para la comparación de métodos científicos. Provee instrucciones paso a paso sobre métodos de análisis y síntesis en áreas como farmacología, HPLC, industria alimentaria, aislamiento de productos naturales y tratamiento de aguas.

Además, le permite a los investigadores ahorrar tiempo, ya que facilita el acceso a métodos detallados de millones de procedimientos divulgados. También permite comparar rápidamente entre ellos diferentes métodos analíticos. Estos métodos de síntesis provienen de las revistas indexadas y patentes más importantes del mundo.
La interpretación de los variados datos que arroja es posible gracias a su interfaz amigable: despliega los detalles experimentales en un formato tabular de fácil interpretación e incluye información sobre los reactivos necesarios, instrumentación, condiciones y más.

ACSI Hispanoamerica

 

newsletter_espanol_sb.jpg

Contact Us

E-mail   Phone & Fax
help@cas.org   800-753-4227 (North America)
    614-447-3731 (Worldwide)
    614-447-3751 (Fax)